Por mayoría de votos, integrantes de la LXIII Legislatura de Tlaxcala declararon a las 37 ganaderías de toros de lidia del estado, como ganaderías 100 por ciento ecológicas.

En la sexta sesión ordinaria, el Pleno del Congreso del Estado reconoció que los toros de lidia no únicamente tienen por objeto la crianza y conservación del Toro Bravo para fines de espectáculo, sino que también contribuyen con la conservación de flora y fauna de la región.

El documento aprobado que justifica la declaratoria establece que en las ganaderías de toros de lidia del estado de Tlaxcala, se protege especies de flora como: coníferas, encinos, sabinos, magueyes, nopales, matorrales y pastizales, y por lo que hace a la fauna, en el bosque de coníferas se protege a la codorniz, ardilla, tejón, salamandra, rana arborícola, tlaconete pinto y murciélago; en tanto que en el matorral: aguilillas, liebre de cola negra, halcón, coyote, paloma de alas blancas, conejo, cacomixtle, zorrillo y víbora de cascabel, además de la rana del río y carpa en los ambientes acuáticos.

En la lectura del documento, la Diputada presidenta de la Comisión de Fomento Agropecuario y Desarrollo Rural, explicó que en Tlaxcala existen 5 mil cabezas de ganado de toros y/o reses bravas (erales, vacas, novillos y toros) distribuidas en 37 ganaderías en una superficie de 26 mil hectáreas que representan el 12 por ciento del territorio del Estado.

“Por lo anterior, podemos concluir que las ganaderías de toros de lidia del Estado de Tlaxcala no sólo aportan reses bravas para la fiesta de toros, la que es considerada en patrimonio cultural inmaterial del Estado de Tlaxcala, sino que por las actividades que realizan dotan de servicios ambientales los ecosistemas”, explicó la legisladora local.