Escrito  por Lcc: Jose Antonio Pulido Serrano.

El presidente de México Andrés Manuel López Obrador no se equivocaba cuando en el mes de abril del 2020 afirmaba que la pandemia generada por la Covid-19 le venía como anillo al dedo para afianzar su cuarta transformación, en efecto, la crisis sanitaria le ha dado el pretexto para justificar el pésimo trabajo que ha realizado como dirigente de la Nación.

Ahora sin reparo y con un cinismo que lastima, Obrador y sus camaradas utilizan la llegada de la vacuna para combatir el Covid-19 como un acto de propaganda política, la cual ante la falta de resultados esperan que los beneficie en las próximas elecciones donde se renovará la Cámara de Diputados y diversos cargos en los 32 estados del país.

Pero el suministrarle la vacuna contra el Covid-19 a los mexicanos no es ninguna hazaña, menos un acto de piedad, ni heroísmo, como pretende hacer ver López Obrador; por el contrario, es obligación del gobierno federal hacerla llegar a todos los rincones de la población sin discriminación ni demora y así evitar más muertes.

No cabe duda la habilidad que tiene López Obrador para mentirle a los mexicanos pues este taimado político engaña a los pobladores haciéndoles creer que gracias a él México tendrá una campaña de vacunación sin precedentes.

Pretende que olvidemos los más de 130 mil muertos que llevan en su espalda, él y su cómplice el inservible subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatel, resultado de la mala gestión que efectúan por la pandemia.

Nada más patético que Obrador intente el reconocimiento por esta acción, y espere que los mexicanos se lo agradezcamos en las urnas.

Pero ahí no acaban los desfiguros de la 4T, pues en Tlaxcala otro malandrín de nombre Víctor Castro el cual funge como diputado de Morena, al igual que su jefe, pretende aprovechar esta situación y para llegar a la presidencia municipal de Tzompantepec.

No hay palabras para definir a este tipo de políticos que buscan lucrar con el dolor y la muerte, seremos los ciudadanos quienes debemos valorar si estas personas merecen nuestro voto y confianza, o mejor será desecharlos al basurero a donde pertenecen y de donde nunca debieron haber salido.

La estrategia para contener la pandemia en nuestro estado ha sido acertada, pues el Gobernador del Estado, Marco Mena Rodríguez respondió a esta crisis sanitaria de forma temprana y priorizó el abasto de material médico, de bioseguridad, así como la capacitación al personal de salud.

La pandemia lo cambió todo, y esta crisis nos ha dejado varias lecciones, una de ellas es no volver a votar por políticos incapaces e insensatos a quien nuestra vida y bienestar no les importa, si alguna enseñanza nos deja la 4T es esa, lamentablemente tuvieron que morir miles de personas para aprenderla, esperemos que este tipo de gobiernos se vayan para no volver jamás.

Contacto: pulidoserrano@gmail.com