Por Ana María Montiel.

Asesinatos, cuerpos abandonados, mujeres desaparecidas, linchamientos, atracos cometidos con armas de fuego, siembra de mariguana, intentos de linchamientos, robos a casa habitación y robo de vehículos, son los delitos que día a día van en incremento desde la llegada de la MORENISTA Lorena Cuellar Cisneros.

Las constantes mesas de seguridad, realizadas en la casa de gobierno y en los municipios no sirven, ya que la ola de la delincuencia que azota al estado, borra cualquier intento oficial de colocarlo en el primer lugar a nivel nacional en materia de incidencia delictiva.

Fuentes al interior de la Secretaría de Seguridad Ciudadana afirman que continúa sin tomar el control de la dependencia el General Raúl Ruiz García y ante ello, “El nefasto y soberbio secretario técnico José Guadalupe Ballesteros Arellano ordena y manda a su antojo, incluso intimida a las compañeras mujeres quienes, por miedo a perder su trabajo, no denuncian».

“Varios elementos de la secretaría de seguridad ciudadana están molestos y decepcionados, de las promesas de Lorena Cuellar Cisneros, ya que en esta quincena se tenía que depositar un concepto llamado retroactivo al salario base y canasta básica, que es un apoyo para las familias de los elementos policiales, pero nos lo han quitado la actual administración, no se ha visto alguna mejora para los policías de la secretaría. Los altos mandos dicen no hay aumento, no hay recursos, No hay nada; pero exigen su famosa productividad, sus resultados, pero como se atreven a esto sin ni siquiera motivar a sus elementos. Tanta certificación en CALEA, queriendo ser una de las mejores policías, pero siendo el tercer estado peor pagado de México se duda en llegar a las expectativas aquí la pregunta es, ¿Dónde está todo ese recurso?”, destacaron los quejosos.

Finalmente, le solicitaron a la mandataria estatal, deje de encubrir a quien se ostenta y pregona como uno de sus amigos íntimos Guadalupe Ballesteros Arellano, quien de acuerdo a la ley no cuenta con los estudios ni el perfil idóneo para ocupar el cargo de director, ya que solo cuenta con estudios de bachillerato, y dentro de su trayectoria laboral de septiembre 1995 a febrero 2011 estuvo en la Secretaría de Seguridad Ciudadana y fue uno de los promotores de alzar la voz y declararse en huelga, durante el mandado del ex gobernador Mariano González Zarur. Y en enero 2013 a abril 2018 trabajo en el estado de Puebla en la Federación Democrática de Trabajadores del Estado.

“Regreso a Tlaxcala y se siente intocable por Lorena, les quita a atribuciones al director operativo en las puestas a disposición, si hay detenidos y lo conocen el habla para que lo dejen libres. En marcha o mitin siempre quiere detener personas y los golpea. Manipula al personal operativo a su antojo, avienta a los compañeros para que los pongan a disposición y los compañeros se metan en problemas con derechos humanos, tiene más escoltas que el mismo secretario y todos son sus recomendados, ha prometido a muchos compañeros que les iba a ayudar a mejorar sueldos y solo les pidió dinero y nada”, concluyeron.

En pocas palabras él es el secretario y los demás sus gatos. Y a los compañeros que no le caen bien, los cambia de delegación y los mueve de áreas. Él quiere manejar permisos, vacaciones y quien entra a la corporación y quien no.