Escrito por: SAGA
CORTINILLA
La riqueza de Tlaxcala está en su gente y su historia. Nuestra ubicación geográfica nos hace altamente competitivos y el campo podría activar nuestra economía a una mayor escala.
Sin embargo, la realidad que vivimos es radicalmente diferente.
Yo creo que los ciudadanos merecemos gobiernos eficaces y también responsables. Los ciudadanos merecemos vivir con seguridad, empleos bien remunerados, desarrollo económico, igualdad de género y justicia.
Hoy los tlaxcaltecas enfrentamos muchos desafios y para salir victoriosos necesitamos opciones reales de trabajo.
Es indispensable que Tlaxcala se abra a la inversión empresarial, manufacturera y agrícola.
Solamente así se generaría el desarrollo económico que necesitamos y que se sentiría en el bolsillo de las familias tlaxcaltecas. Este desarrollo ayudaría a disminuir la delincuencia y recuperar la paz que hoy extrañamos.
Los ciudadanos exigimos soluciones.
Quienes amamos a Tlaxcala no necesitamos de banderas o colores para construir el progreso de las familias, porque al final del día, no podemos permitir que los “colores” secuestren a los ciudadanos.
Yo creo en la urgente necesidad de impulsar un gobierno que le apueste a los emprendedores, a las empresas, a las nuevas tecnologías, a la investigación, al campo  y a la generación de políticas públicas orientadas a estimular el empleo.
Yo le tengo confianza en nuestros sectores prioritarios, uno de ellos, el turismo, Tlaxcala es rico en cultura e historia, pero para atraer más turismo es necesario que se saneen los ríos.
Yo como muchos  tlaxcaltecas también le tengo fe al campo y a su gente porque la producción de alimentos es el futuro de nuestra economía.  Necesitamos que el gobierno diseñe y otorgue programas y herramientas viables para que nuestros campesinos trabajen en la engorda de ganado ovino y bovino.
Necesitamos mujeres y hombres que sean héroes ciudadanos y no grillos de alcurnia en sus partidos políticos.
Desde muy joven he trabajado, si, fui  tortillero de los 11 a los 17 años, a los 22 funde mi empresa con apenas un bocho  y 1 ayudante, a los 24 pude pagarles a mis primeros 4 ayudantes, a mis 28 tuve la oportunidad de salir a trabajar fuera de mi estado por qué acá no había trabajo, agradezco infinita mente el empujón que me dio mi familia y un compadre, en esas fechas ya coordinaba 400 personas en nómina, aprendí y estoy seguro que todos podemos y debemos ayudar a nuestro Estado generando empleos.
Se que muchos de ustedes tienen las ideas y ganas para emprender y poder generar empleos, solo les hacen falta los incentivos, préstamos, herramientas para lograrlo. Un gobierno con visión empresarial, un gobierno que le apueste a los ciudadanos, eso es lo que Tlaxcala necesita
Me llena de tristeza y coraje ver la violencia y los robos que están secuestrando la paz de Tlaxcala. Yo creo en un Tlaxcala próspero y moderno, es tarea de las y los emprendedores que amamos nuestros pueblos!
Ser Tlaxcalteca es motivo de orgullo.